Cámaras termográficas: todo lo que debes saber

La progresiva apertura de los negocios se va haciendo con la cautela y estrictas medidas sanitarias. Las cámaras termográficas se han convertido en el aliado indispensable para muchas de ellos, pero hay que tener en cuenta que no siempre son eficaces.

Cámara termográfica
Cámara termográfica

Las empresas han implementado este tipo de cámaras para tomar la temperatura de sus clientes y empleados. La demanda de este tipo de artículos ha visto aumentado sus números, pero hay que tener claro cuales son las que de verdad son efectivas y pueden ayudarnos. Para ello es importante tener claros determinados conceptos sobre estos aparatos.

¿Qué es la termografía?

La termografia es la técnica que permite medir la radiación infrarroja que emiten los cuerpos en función de su temperatura. A través de un sensor, las cámaras termográficas logran captar esa radiación. Una vez captada la imagen que nos devuelve deben ser interpretada para conocer si la temperatura es o no la adecuada.

¿Con la termografía se puede saber si una persona tiene fiebre?

Tajantemente no. Lo que mide es la temperatura de la persona «escaneada», pero debe tenerse en cuenta que lo que para unos es fiebre, para otros es su temperatura habitual. Mucho menos va a ser identificativo de que la persona esté infectada por el COVID-19.

La cámara térmica, nos va a permitir detectar una temperatura corporal que resulta más alta de lo normal, pero a partir de esto habrá que tener en cuenta otras consideraciones. El tipo de cámara que sea (no es lo mismo una industrial que una médica), la distancia a la que se haya examinado a la persona o el calibrado de la máquina. Éste último, dicho sea de paso, es recomendable que venga hecho de fábrica para evitar posibles fraudes.

¿Qué cámara termográfica comprar?

Hay que tener en cuenta que a la hora de comprar una cámara térmica hay que tener en cuenta diversos factores.

Uno de ellos es el flujo de personas que van a pasar por la máquina. Para un comercio que recibe una clientela de unas 15 personas durante la mañana, puede considerar que no le compensa realizar esta inversión. En estos casos, los termómetros infrarrojos me van a permitir hacer esa medición a un precio muy inferior.

Ha de tenerse en cuenta que la cámara cuenta con todos los certificados asegurándonos de esta forma que estamos ante un producto homologado. Los derechos que podamos ejercitar frente a posibles conflictos, dependerá en gran medida de la existencia o no de estas certificaciones.

No debemos olvidarnos de todos los aspectos legales que este tipo de sistemas llevan aparejados. En cuanto a los empleados, su uso está amparado por el Reglamento General de Protección de Datos; si hablamos de clientes su uso es más conflictivo. Se trata de datos personales que afectan a ámbitos sensibles de la persona, con lo cual debe prestarse con todos los derechos y garantías. De todas formas esta previsto que el uso de este tipo de cámaras sea objeto de una revisión legislativa para que si bien puedan usarse para la prevención de determinadas enfermedades y pandemias, como sucede en la actualidad, se haga con todas las garantías.

Los negocios están ante un momento complicado que tratan de solucionar con todos los medios que tienen a su alcance. Mámparas, mascarillas, desinfectantes y cámaras termográficas son algunos de ellos.

¿Tendrías o tienes una cámara térmica en tu negocio? Cuéntanos tu experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Ir arriba