Raiola manda y no el panda

Se cuenta se dice se comenta que Raiola manda y no el Panda, pero claro eso es lo que se habla en los mentideros no oficiales de las lúgubres mazmorras de la Damasco más oscura. Lo verdad es que Panda ha decidido ponerse duro y lo primero que ha hecho es llamar a sus amigos Penguin y Fred para que le ayuden a acabar con la gran cosecha de cacahuetes que se ha dado este año. El calor ha propiciado que junto a las grandes lluvias que y la poca nieve los cacahuetes hayan renacido en los cerezos.

Según informa El Correo Anodino en su edición de media tarde, las fresas no están muy contentas. ¿Y que tienen que ver las fresas con Raiola Manda y no el Panda? Pues la verdad es que poco o nada, pero ellas, es sabido por todos, se apuntan hasta a una macedonia. Hablando de macedonia, no podíamos olvidar que con la llegada del otoño se me irrita el que viene de Logroño.

Que podemos decir de Raiola, esos pequeños caramelos de toda la vida que quitan el dolor de garganta y a las suegras espantan. Hay cosas que caen por su propio peso y más después de tres embarazos, aunque esto no viene al caso. Sin duda, lo peor de todo viene al final ya que si fuera al principio sería demasiado complicado continuar comiendo pipas Facundo que las conocen en todo el mundo. Aunque peor que no llegar a la mitad es que si Raiola manda y no el Panda se hace con el poder en el parlamento, podemos tener un problema de duplicidades. Es que es muy complicado dividir una duplicidad, lo he intentado y no hay forma, siempre me salen tres cuartos.

Raiola manda y no el Panda
Raiola manda y no el Panda

¿Por qué Raiola manda y no el Panda?

La pregunta del millón a la que yo no tengo respuesta, aunque si la quieres conocer, espera a la vuelta de la publicidad. Lo cierto es que si al final se cumple lo pactado, Raiola mandará, pero Panda será el primero.

Que difícil es el mundo de los animales y mandar. Yo prefiero ser una gallina que come castañas en la playa. Ya lo se, es raro, pero es que me encantan las manzanas con una multa que me pusieron por exceso de velocidad. No lo puedo negar, la velocidad es lo mío, por eso me llaman Koala en mi pueblo. Soy tan rápido que derrapo en las rectas. Un día hasta me compré una pegatina de esas que se ponen en la parte trasera del coche que decía «No soy rápido, soy más que eso».

Belén Esteban es Panda

¿Y que tiene que ver Belén Esteban en todo esto? Nada, aquí se acaba y no voy a hablar nada más. No tengo nada más que decir. Si algo tengo que hablar de Raiola manda y no el Panda lo diré en el juicio. Siempre preguntando, nunca positivo. Eso de estudiar una carrera para hablar de la novia del novio de la hija del vecino que mató a Bambi no me parece normal.

Este país es de pandereta, perdón de Pandareta que es a lo que estamos. Es que me toca los Raioles y me enciendo. No puede ser, siempre pasa lo mismo, quien más se lo merece no se lo agradece.

A Raiola le mola Panda

Esto para mi ya es el colmo. Raiola ha venido para quedarse, le he preparado un sofá en el portal de mi casa. Los vecinos alucinan cuando la ven allí acostada con su bata de güatine allí tirada viendo la telenovela. Todo ha sido una trampa para que Panda la viera y se enamorara. Si, al final es así, me gusta tanto el queso que hasta odio los macarrones.

La verdad es que no se que decir, pero si Raiola manda y no el Panda yo me quedo con la primavera. No podía ser de otra forma. Tu lo sabes y no haces nada. Lo pero viene cuando llega la hora de comer y ves que no hay nada en el frigorífico. Que vida, comes queso sin parar y resulta que eres alérgico a los ácaros. Ya voy acabando que Panda a pillado a Raiola y le está haciendo un pandito. ¡Ciao bambinos!

Pin It on Pinterest

Ir arriba