Como sacar provecho a la visita médica

No sólo es responsabilidad del especialista tu curación. Es necesario que pongas mucho de tu parte, tomes nota y sigas sus indicaciones. La relación que se establece con el profesional, el tiempo que se dedica a la visita y la participación del paciente son elementos claves en la visita al médico.

Jóvenes y adultos tienen una actitud diferente frente a su salud pero prestar atención a ciertos puntos es importante para que la consulta resulte más provechosa. De hecho, las personas mayores consultan más porque tienen más tiempo, están más pendientes de lo que les pasa y, muchas veces, no tienen quién los escuche. En la tercera edad, y si la persona dejó de trabajar, generalmente se toma más tiempo para dialogar con el médico y lo consulta más seguido porque dispone de más tiempo libre. En cambio, con los jóvenes gran parte de la consulta se invierte en corregir los conceptos erróneos que traen: tienen una sobredosis de información que a veces es incorrecta. Sin embargo, la extensión de la consulta con los más grandes no siempre redunda en mejores resultados. Generalmente, por una cuestión generacional, los mayores tienen una actitud pasiva y toman lo que dice el médico sin cuestionamientos. Los mayores cuestionan menos lo que dice el médico. Quieren una relación más paternalista porque están acostumbrados a eso. Entonces el médico asume gran parte de la responsabilidad.

Doctor
Doctor

Un estudio realizado entre pacientes del servicio de Medicina Familiar de la Universidad de California detectó que los mayores de 65 consultan más seguido al médico y se manifiestan más satisfechos con la atención recibida que el grupo de 18 a 64 años. El trabajo, publicado en la Gaceta de la Sociedad de Geriatría de Estados Unidos, también reveló que a las personas de la tercera edad se les hacen menos preguntas y reciben menos consejos e información. Si ya dejaron la actividad laboral, tienen problemáticas distintas a las de los más jóvenes. Y el trabajo de prevención se inclina más a trastornos psicológicos como la depresión, la angustia o los que trae la soledad. Esto lleva a tener una relación más estrecha con ellos y a dedicarles más tiempo en la consulta. Sin embargo, algunos especialistas disienten con la idea de que la interacción médico-paciente está signada por una cuestión de edad.

El éxito de la relación depende del grado de afecto y aceptación que perciba el paciente. Cuando no hay una corriente afectiva, es mejor cambiar de médico, aconsejan. Una de las maneras de contribuir a un mejor tratamiento es llevando sus inquietudes por escrito a la consulta. Aquí te presentamos una serie de medidas para que los pacientes de edad avanzada aprovechen mejor la visita al médico:

Realizar una lista de las preguntas e inquietudes y, en caso de necesidad, establecer prioridades.

Tomar nota de las indicaciones del médico en caso de tener dificultades para recordarlas.

Preguntar cuánto tiempo durará la consulta cuando se solicita turno para asegurarse de que será suficiente.

Grabar las indicaciones si resulta más fácil que escribirlas.

Ir a la consulta acompañado por un familiar o persona de confianza que preste atención a las prescripciones y contribuya a cumplir con el tratamiento.

Aprender tanto como sea posible sobre el problema de salud que se enfrenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here