La moraleja del empresario, su empleado y la casa

Un empresario le pidió a su empleado que le hiciera una gran mansión, para lo que le dió los planos y un millón de euros. El empleado se iba a jubilar en 4 meses y eso era un trabajo que por lo menos le iba a llevar el doble, e incluso más. Pensó que toda la vida trabajando para su jefe y al final el sabiendo que se iba a jubilar le daba un trabajo que le iba a obligar a estar en la obra más tiempo del necesario sin poder disfrutar de su jubilación.

Decidió ponerse a trabajar, pero iba ha hacer las cosas para acabar antes ahorrándose mucho dinero en materiales y así quedarse con el dinero que sobrará ya que el jefe no se iba a enterar. De esta forma acabaría el trabajo justo para su jubilación y encima con los bolsillos llenos, sin tener que trabajar unos meses de más en los que podría estar en la playa tomando el sol.

Empezó a hacer la casa según los planos de su jefe, pero usó más arena que cemento. Los ladrillos eran de baja calidad al igual que el material eléctrico que seguramente no aguantaría muchos meses sin quemarse. Las maderas no habían pasado los sistemas de calidad pertinentes y las baldosas seguramente se romperían con unos meses de uso. Trabajó duro para acabar cuanto antes y así lo hizo. El sabía que su mansión no era segura, mejor no vivir en ella porque todo estaba hecho rápido, mal y seguro que no tardarían mucho en aparecer las primeras grietas e incluso el riesgo de derrumbe de alguna parte por no poder aguantar el peso.

El sabía que estaría lejos y ni el trabajo podría perder ya que estaría jubilado.

En lo único que se esmero fue en la fachada, para que su jefe viera que la casa era bonita. Ahí gastó dinero en buena pintura para que luciera hermosa.

Llegó el día de su jubilación y justo acabó la obra. Quedó con su jefe para enseñarle el trabajo e irse la empresa, jubilarse.

Los dos se quedaron mirando a la casa, el jefe le puso las manos en el hombro y le dijo:

-Hoy es nuestro último día juntos. Siempre has sido un buen trabajador y en agradecimiento a todos estos años toma las llaves de la casa, es mi regalo para ti.

Moraleja: en esta haz todo con amor, y recibirás amor. Si haces daño, la vida te devolverá con la misma moneda.

Se el primero en dejar tu comentario

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*