Aprende a ser feliz

Depende la felicidad de nosotros? Depende de lo que nos rodea, tanto a nivel personal como material? Es una actitud ante la vida o depende de algo más?

Una de las metas que todos, absolutamente todos los humanos tenemos, es alcanzar la felicidad. Ser feliz y hacer a los demás felices consigue llenar de plenitud nuestra vida o al menos eso pensamos mientras llevamos a cabo esa búsqueda incesante.

Hay quien busca la felicidad en el amor, otros en lo material, todo depende de cada persona. En Ocios vamos a enseñarte a ser feliz.

Que es la felicidad?

Si tenemos que definir este atesorado y codiciado bien, llamado felicidad seguramente tendremos tantos conceptos como personas hay en el mundo. Cada uno de nosotros alcanza la plenitud con algo diferente, para unos el dinero, para otros la salud, para otros la familia o el trabajo son fuente del que emana esa sonrisa emocional tan codiciada.

Sonrisa muy bonita

Sonrisa muy bonita

Lo primero que debemos hacer para encontrar esa plenitud es preguntarnos si somos realmente felices. Pero felices desde nuestro punto de vista y teniendo en cuenta nuestros deseos. No los deseos de los demás, ni teniendo en cuenta lo que los demás nos digan de la felicidad, ni siquiera nuestra madre o nuestra pareja de toda la vida debe decirnos donde radica la felicidad para nosotros.

Bájate de tu vida, siéntate a observarla desde fuera y decide entonces si es eso lo que quieres para ti y si es así como te ves dentro de veinte años. Si no lo es, quizás y solo quizás debes detener tus pasos y comenzar a dirigirlos hacia otra meta.

Si hecho esto, decides que no eres feliz trata de averiguar lo que te da la felicidad. Pero hazlo de manera generosa; quiere esto decir que por supuesto que serías feliz si te tocara la lotería, o si te dieran ese ascenso en el trabajo, todos seríamos de esa forma felices. Aceptada la escasa probabilidad de que nos toque la lotería debemos preguntarnos lo siguiente ¿no reside la felicidad en poder levantarte cada mañana al lado de tu pareja? ¿No eres feliz si puedes pagar todas las facturas? ¿Si tienes trabajo? O simplemente tienes un techo que te cobija cada anochecer y te cuida del calor más extremo o del frío más cruel.

Busca la felicidad

En ocasiones en eso consiste la felicidad, en no renunciar a quien eres, a convertir las cosas más simples en tesoros que te pertenecen, en ver los problemas como oportunidades para mejorar o escuchar las opiniones de los demás con todo el respeto pero con la distancia necesaria para que no te afecte.

Qué tendrá esto de la felicidad que hasta la prestigiosa Universidad de Harvard decidió hacer un estudio sobre ella. Los estudiantes de Psicología de dicha universidad, tenían como profesor al autor del best seller mundial “Being Happy“, defensor de la llamada psicología positiva, Tal Ben-Shahar. Este doctor israelí trataba de transmitir a sus alumnos una nueva corriente denominada por el mismo como “la ciencia de la felicidad“. Para este profesor ser feliz es algo que se aprende, al igual que aprendemos a conducir podemos aprender a estar más alegres.

Cara con una gran sonrisa

Cara con una gran sonrisa

Aceptar la vida, tal cual es, no pretender ser perfecto, es una actitud que nos hace libres de miedo al fracaso y de expectativas que persiguen casi de manera enfermiza la perfección.

En nuestro afán por ser y estar siempre felices, perdemos la oportunidad de serlo.

Consejos para ser feliz

Este doctor dabe algunos consejos para estar más alegre, toma nota:

No te regodees continuamente en tus fracasos, perdónate a ti mismo el haber fallado y sigue adelante.

Trastornos como el estrés o la ansiedad están relacionados con las aptitudes negativas y castigadoras con uno mismo.

Agradece lo que tienes, tanto lo más grande como lo más pequeño. Nada viene caído del cielo, viene de un esfuerzo y de un trabajo del que has de ser consciente.

Mente sana en cuerpo sano, el deporte es necesario para segregar endorfinas. Esas sustancias que tu propio cerebro fabrica y que te harán sentir mejor ya que además de otros efectos mitigan los dolores que puedas tener. Ya ves que la química puede hacerte un gran favor.

Disfruta de lo que haces, ya sea en tu tiempo libre o en tu trabajo. Ello quiere decir que si te vas a pasear con tu hijo, quizás sea una buena idea que dejes el teléfono en casa. No importa tanto la cantidad sino la calidad.

Dedos sonriendo de felicidad

Dedos sonriendo de felicidad

Has pensado en hacer ejercicios de meditación, nunca es tarde para aprender este tipo de ejercicios que según los expertos mejora la capacidad para superar los malos momentos o los problemas que surjan en nuestra vida.

Aprende a recuperarte de tus crisis, da igual de donde provengan.

Lo que no te hace feliz

Y al igual que la suma o la inclusión de algunas cosas en nuestra vida, como hemos visto, puede hacer que estemos más felices en ocasiones también debemos apartar algunas cosas de nuestro alrededor.

Excluye el odio de tu vida, un sentimiento que no deja avanzar y que solo perjudica al que lo padece. Si algo o alguien te lo produce déjalo correr y fija tu vista en otra cosa.

Renuncia a la auto-critica constante, a la necesidad imperiosa de tener eso que tanto te gusta y que llamas razón; al fin y al cabo si te paras a pensarlo es tu razón, la de nadie más y el tenerla o no tenerla no hará que te sientas más feliz aunque tu así lo creas.

Criticar de manera negativa y de forma constante es uno lujo que puedes pagar muy caro, eso incluye la crítica negativa continua hacia tí mismo.

La opinión de los demás es tan solo eso, una opinión; que puede estar exenta de fundamento y de razón en muchas ocasiones. Si dejas que el pensamiento de los demás te influya estarás haciendo lo que ellos quieres que hagas, no lo que realmente quieres hacer. De ahí a la insatisfacción vital tan solo hay un paso.

Homer Simpson feliz

Homer Simpson feliz

Deja el pasado atrás, corta las cadenas que te unen a una vida que no volverá y que no ha conseguido cubrir todas tus expectativas. Para ello es imprescindible que la palabra miedo no esté en tu diccionario. La palabra cambio sea vista como una oportunidad para mejorar. Las etiquetas no sean nada más que eso que lees cuando quieres saber el precio de algo.

La libertad, esa palabra tan grande y con un significado tan amplio te convertirá en alguien más feliz.

Y por último, pero no menos importante, recuerda que tu vida es tuya. Nadie ha de vivirla por ti, ni decidir por ti. Tú debes tener tus propias expectativas, tus propios deseos y tus propias metas. Si tu eres feliz de una determinada forma no permitas que nada ni nadie te hagan cambiar de opinión.

Lecturas sobre la felicidad

La lectura puede ser una buena aliada siempre, si buscas la felicidad también, permite que te recomendamos algunos títulos muy reveladores.

El arte de la felicidad, escrito por Gyatso, el XIV Dalai Lama. En el articula la felicidad alrededor de dos ejes fundamentales; la compasión y la paz.

La auténtica felicidad de Martin Saligman, psicólogo defensor de la corriente de pensamiento basada en la psicología positiva.

Tropezar con la felicidad, escrito por el profesor de psicología de Harvard Daniel Gilber. Humor y ciencia se mezclan consiguiendo una interesante y divertida lectura.

La felicidad te está esperando, del doctor Andrew Weil, en el que hace mención a la llamada por él epidemia de depresión. En dicho libro se encontrarán también una serie de ejercicios para alcanzar el bienestar emocional.

Si después de leer este artículo consideras que estás más cerca de la felicidad conseguirás que nosotros también lo seamos contigo.

Se el primero en dejar tu comentario

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*