¿Como saber si le gusto?

Hasta 14 definiciones nos ofrece la Real Academia Española de la palabra amor. De todas ellas vamos a destacar una de ellas que dice, y citamos textualmente “Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.”

Prestamos especial atención a la parte de la definición que dice.. “procurando reciprocidad en el deseo de unión”. Todos en alguna ocasión hemos hecho mención a esa expresión tan manida de Qué bonito es el amor!, expresión que debiera ser completada con algo que diga… siempre que sea correspondido.

Eso de estar coladito hasta las trancas por otra persona y que esta no sepa ni como te llamas, es una triste sensación que todos hemos padecido; sí, tú también. Aunque vayas de galán o de rompecorazones sabes que en alguna ocasión Cupido ha estado distraído y no ha disparado alguna de sus flechas al corazón de esa personita por la que bebías los vientos.

Amor

Amor

Un amor correspondido

Una de las sensaciones más maravillosas que podemos vivir es la de disfrutar de un amor correspondido, saber que esa persona también suspira por ti, que lo da todo por estar a tu lado y que es capaz de renunciar a sus deseos por los tuyos. Puede suceder sin embargo, que sufras el amor en silencio, como decía el anuncio por el simple hecho de no llevarte la desilusión de tu vida. A nadie le gusta que le den calabazas, por eso si te has decidido a declarar tu amor a la otra persona quizás es mejor que hagas un pequeño estudio que te asegure por lo menos una respuesta amable.

Y con respuesta amable no nos referimos a eso de: “Me gustas, pero como amigo” ¿Puede haber una frase más socorrida y a la vez tan desagradable? Qué amigos ya tengo! Yo quiero que seas mi media naranja, mi otro yo, mi costilla, mi chorvi, y si tengo que ser amiga que sea por lo menos, amiga especial. Que de amiga especial a churri solo hay unos cuantos paseos a la luz de la luna.

Por lo tanto antes de asaltar el campo de fútbol el pleno descanso para gritar tu amor a los cuatro vientos, o contratar a la tuna para que cante una serenata bajo el balcón del afortunado o afortunada vamos a darte las pistas que te ayudarán a que la respuesta sea positiva. No es cuestión de lanzarse a la piscina y romperse todos los dientes en el intento.

Primer punto a tener en cuenta: las miradas. ¿Vuestros ojos se buscan? ¿Saltan chispas por vuestras retinas cuando os veis?

Si no es así, no te desanimes, esto no quiere decir nada pero he de decirte que sería un puntazo que fuera así. ¿Hay algo más bonito que encontrar la mirada de esa persona que te gusta? Me ha mirado! Me ha mirado! Le gusto seguro! ¿A qué te has visto a ti mismo diciendo esas palabras en más de una ocasión?

La mirada es el espejo del alma

Para algo se dice que la mirada es el espejo del alma y un alma enamorada busca siempre esos ojos que la atrapan.

¿Os encontráis mucho en los últimos tiempos? Vas a tomar el café y allí está, recorres el camino a casa y siempre te lo encuentras. Un hola o un hasta luego, aunque parezca insignificante puede convertirse en un romántico comienzo, sobre todo si se repite día tras día.

Amor

Atento a si te busca cuando no estás; verás su cabeza sobresalir en medio de la multitud buscando tu presencia. Y entonces cuando te encuentre, dejará de hacerlo para disimular. No te preocupes, tú sabes que te busca y eso ya es otro punto.

De repente se hace amigo de tus amigas y amigos. Un buen amigo es siempre una buena manera de llegar hasta nuestra presa. Si tus amigos comienzan a hablarte de él o ella, no lo dudes, como dice la canción “Love is in the air“.

Fíjate en su cara cuando tú apareces, un rostro enamorado es un rostro que sonríe; tu sola presencia ilumina su mirada y hace que su boca dibuje una sonrisa sin poder evitarlo.

Si todo esto que te hemos contado no te suena ni de lejos, no cejes en tu empeño de conquistarlo, ya saber que amores reñidos son los más queridos; y es que en ocasiones el más bonito y duradero amor comienzas con un agrio desencuentro.

Con todos estos datos que te hemos dado ya sabrás si él o ella han dejado de comer, dormir y sientes cosquilleos en la barriga cuando tú estás delante. Si crees que esto sucede, no lo dudes: dile que te gusta y que te gustaría tener una cita para confirmar que lo que tu corazón siente. Si te dan calabazas, no sufras; como decía mi abuela un clavo saca otro clavo y donde este te ha dejado una fea cicatriz vendrá otro que la tapará con un beso.

Se el primero en dejar tu comentario

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*