400 refranes que debes conocer

Los 400 refranes populares que más se usan en español, ahora todos juntos para no perder el tiempo buscando por decenas de sitios. El refrán expresa un consejo, lección o pensamiento moral que ha pasado a través de los siglo de forma oral hasta nosotros y del que podemos aprender algo. Lo normal es que sean con rima.

El refranero español es muy rico y en el podemos encontrar no solo cientos de estas frases, sino hasta miles.

Además como puedes comprobar, incluimos varias imágenes con refranes.

Refranes

Zapatero a tus zapatos.
Vísteme despacio, que tengo prisa.
Ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.
Unos tienen la fama y otros cardan la lana.
Unos nacen con estrella y otros nacen estrellados.
Una retirada a tiempo es una victoria.
Una cosa es predicar y otra dar trigo.
Una buena capa todo lo tapa.
Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero.
Un dedo no hace mano, pero sí con sus hermanos.
Tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe.

Refranes bonitos

Refranes bonitos

Tanto tienes, tanto vales.
Suegra y nuera, perro y gato, no comen en el mismo plato.
Sobre gustos no hay nada escrito.
Siempre pagan justos por pecadores.
Siempre hay un roto para un descosido.
Se dice el pecado, pero no el pecador.
Sarna con gusto, no pica.
Saber refranes poco cuesta y mucho vale.
Sabe mas el diablo por viejo, que por diablo.
Refranes y sustos, hay para todos los gustos.
Refranes y consejos, todos son buenos.
Refranes y consejos, pocos y de lejos.
Refranes viejos, son verdaderos.
Refranes viejos, recortes del Evangelio.
Refranes de viejas, son sentencias.
Refrán viejo, nunca miente.
Refrán de los abuelos es probado y verdadero.
Refrán antiguo, mentira vieja.
Quien mal anda mal acaba.
Quien hace lo que puede, hace lo que debe.
Quien hace lo que puede no está obligado a más.
Quien habla por refranes es un saco de verdades.
Quien de refranes no sabe ¿qué sabe?
Quien da primero, da dos veces.
Querer es poder.
Primero es la obligación que la devoción.
Por un perro que maté, mataperros me llamaron.
Por mucho trigo nunca es mal año.
Por la noche todos los gatos son pardos.
Por el humo se sabe donde está el fuego.
Por el hilo se saca el ovillo.
Piensa mal y acertarás, aunque alguna vez te equivocarás.
Piensa el ladrón que todos son de su condición.
Perro ladrador, poco mordedor.
Para todo mal, un refrán y para todo bien, también.
Para coger peces hay que mojarse el culo.
Ojos que no ven corazón que no siente.
Ocasión perdida no vuelve más en la vida.
Obras son amores y no buenas razones.

Viernes y martes no te cases ni te embarques

Viernes y martes no te cases ni te embarques

Nunca llueve a gusto de todos.
Nunca es tarde si la dicha es buena.
Nunca digas de este agua no beberé.
No vendas la piel antes de cazar al oso.
No todo el monte es orégano.
No solo de pan vive el hombre.
No se hizo la miel para la boca del asno.
No por mucho madrugar amanece más temprano.
No hay que buscarle tres patas al gato, sabiendo que tiene cuatro.
No hay peor cuña que la de la misma madera.
No hay mejor refrán que buen vino y buen pan.
No hay enemigo pequeño.
No hay dos sin tres.
No hay bien que dure, ni mal que no se acabe.
No hay bien ni mal que cien años dure.
No es oro todo lo que reluce.
No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia.
No da quien tiene, sino quien quiere.
Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.
Nadie escarmienta en cabeza ajena.
Mujer refranera, mujer puñetera.
Mujer enferma, mujer eterna.
Mujer de lengua certera, mujer refranera.
Muerto el perro se acaba la rabia.
Muchos pocos hacen un mucho.
Mientras hay vida hay esperanza.
Matrimonio y mortaja del cielo baja.
Más vale una vez colorado que ciento amarillo.
Más vale un hoy que diez mañanas.
Más vale un «toma» que dos «te daré».
Más vale ser cabeza de ratón que cola de león.
Más vale prevenir que curar.
Más vale pájaro en mano que ciento volando.
Más vale maña que fuerza.
Más vale malo conocido que bueno por conocer.
Más vale llegar a tiempo que rondar cien años.
Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Manos blancas no ofenden.
Malo vendrá que bueno me hará.
Mal de muchos consuelo de tontos.
Los últimos serán los primeros.
Los toros se ven mejor desde la barrera.
Los refranes y los dichos viejos son sólo para pendejos.
Los refranes y las tejas son cosas de casas viejas.
Los refranes no engañan a nadie.

Lo que no mata engorda

Lo que no mata engorda

Los refranes de los viejos siempre son verdaderos.
Los refranes de los viejitos son evangelios chiquitos.
Los pobres tienen más coplas que ollas y más refranes que panes.
Los duelos con pan son menos.
Lo que uno no quiere el otro lo desea.
Lo que poco cuesta poco se aprecia.
Lo que no mata, engorda.
Lo prometido es deuda.
Lo cortes no quita lo valiente.
Lo bueno si breve, dos veces bueno y si malo, menos malo.
Libro prestado, perdido o estropeado.
Las cuentas claras y el chocolate espeso.
La suerte de la fea la bonita la desea.
La primera impresión es la que cuenta.
La práctica vale más que la gramática.
La persona que es curiosa tiene un refrán para cada cosa.
La paciencia es la madre de la ciencia.
La ociosidad es la madre de todos los vicios.
La gracia de cada refrán, es decirlo en el momento y el lugar en donde van.
La esperanza es lo último que se pierde.
La dicha de la fea la hermosa la desea.
La avaricia rompe el saco.
Jugar y nunca perder, no puede ser.
Hombre refranero, medido y certero.
Hombre refranero, hombre majadero.
Hombre prevenido vale por dos.
Hechos son amores y no buenas razones.
Haz bien y no mires a quien.
Hay más refranes que panes; y cuando no tengo pan, pido consuelo a un refrán.
Hay más refranes que panes.
Guarda y no prestes, porfía y no apuestes.
Gente de sotana logra lo que le da la gana.
Gente de navaja poco trabaja.
Gente de montaña, gente de maña.

Obras son amores y no buenas razones

Obras son amores y no buenas razones

Gente castellana, gente sana.
Genio y figura hasta la sepultura.
Garbanzo fino y gente inteligente, en Fuentesaúco se dan fácilmente.
Gallo que no canta, algo tiene en la garganta.
Favor con favor se paga.
Es de bien nacidos ser agradecidos.
Errar es humano, perdonar es de sabios.
Entre las gentes, hay mil gustos diferentes.
Entre dos muelas cordales nunca metas tus pulgares.
En viernes y martes ni te cases ni te embarques.
En tus apuros y afanes, acude a los refranes.
En todas partes cuecen habas y en mi casa a calderadas.
En perro flaco todo son pulgas.
En martes ni te cases ni te embarques.
En las penas y afanes consulta los refranes.
En el país de los ciegos el tuerto es el rey.
En el medio está la virtud.
En el ajedrez el Rey y el Peón van siempre al mismo cajón.
En cada refrán tienes una verdad.
En cada corral un solo gallo y en cada casa un solo amo.
El vivir templadamente hace sana y rica a la gente.
El tiempo todo lo cura y todo lo muda.
El tiempo todo lo cura menos vejez y locura.
El sabio siempre quiere aprender, el ignorante siempre quiere enseñar.
El saber no ocupa lugar.
El que tuvo, retuvo y guardó para la vejez.
El que tiene padrino se bautiza.
El que tiene boca se equivoca.
El que tenga tienda que la atienda y si no que la venda.
El que siembra vientos recoge tempestades.
El que se viere solo y desfavorecido, aconséjese con los refranes antiguos.
El que se pica ajos come.
El que roba a un ladrón tiene cien años de perdón.

Tanto tienes tanto vales

Tanto tienes tanto vales

El que ríe el último ríe dos veces.
El que parte y reparte se queda con la mejor parte.
El que no tiene cabeza tiene que tener pies.
El que no se consuela es por que no quiere.
El que no se arriesga no pasa la mar.
El que no sabe es como el que no ve.
El que no llora no mama.
El que no corre vuela.
El que mucho duerme poco vive.
El que mucho duerme poco aprende.
El que mucho corre pronto para.
El que mucho abarca poco aprieta.
El que la sigue la consigue.
El que la hace la paga.
El que juega con fuego siempre sale quemado.
El que hizo la ley hizo la trampa.
El que guarda halla.
El que espera desespera.
El que de refranes se fía, no llega bien al mediodía.
El que da primero da dos veces.
El que da lo que tiene no está obligado a dar más.
El que canta sus males espanta.
El que calla otorga.
El que busca encuentra.
El que avisa no es traidor.
El que ambiciona lo ajeno pronto pierde lo propio.
El que algo quiere algo le cuesta.
El que a hierro mata a hierro muere.
El perro del hortelano ni come, ni deja comer a su amo.
El ojo del amo engorda al caballo.
El oficial que no miente, sálgase de entre la gente.
El necio cree que todo lo sabe.
El mundo progresa con la gente que se atreve.
El muerto y el ausente, no son gente.
El mejor maestro echa un borrón.
El joven se hincha para vivir y el viejo para morir.
El joven puede morir, pero el viejo no puede vivir.
El humor y el amor son las mejores maletas para el viaje de la vida.
El hombre y el oso cuanto más feo más hermoso.
El hombre propone y Dios dispone.
El hacer bien a gente ruin tiene buen principio y muy mal fin.
El dinero rueda y a veces vuelve, pero la vida no retoña.
El dinero no es la vida, pero sin dinero no hay movida.
El deber es de caballeros, y no pagar de gente noble.
Dos no discuten si uno no quiere.
Donde las dan las toman.
Donde hay vida hay esperanza.
Donde hay patrón no manda marinero.
Disfruta, come y bebe que la vida es breve.
Dios te guarde de hora menguada y de gente que no tiene nada.
Dinero que prestaste, enemigo que te echaste.
Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces.
Días de mucho, vísperas de nada.
Después de comer ni un sobre has de leer.
Deseando bienes y aguantando males, pasan la vida los mortales.
Desayuna mucho, come más, cena poco y vivirás.
Dentro de cien años todos calvos.
Del dicho al hecho hay mucho trecho.
Del árbol caído todos hacen leña.
Del amo y del mulo cuanto más lejos más seguros.
Deja la cama al ser de dia, y viviras con alegria.
Decir refranes es decir verdades.
De refranes y cantares tiene el pueblo mil millares.
De refrán y afán, pocos se librarán.
De poniente, ni viento ni gente.
De oportunidades perdidas se encuentra llena la vida.

Refranes cortos

Refranes cortos

De noche todos los gatos son pardos.
De Navarra salió, de Navarra saldrá; el coraje y la gente que amenaza y que da.
De músico, poeta y loco, todos tenemos un poco.
De los escarmentados nacen los avisados.
De los cuarenta para arriba, no te mojes la barriga.
De la vida lo único que me queda es la porfía.
De la buena gente guárdate, de la mala escóndete.
De inteligentes y de sabios, es perdonar injurias y olvidar agravios.
De esta vida sacarás lo que disfrutes nada más.
De esta vida llevarás panza llena y nada más.
Dame pan, y dime tonto.
Cuenta errada, no vale nada.
Cuarentón y solterón, !qué suerte tienes ladrón!
Cuanto más tienes más quieres.
Cuanto más alto se sube más grande es la caída.
Cuando uno no quiere dos no riñen.
Cuando una puerta se cierra ciento se abren.
Cuando termina la vida de la escuela, comienza la escuela de la vida.
Cuando no sepas qué hacer, un refrán te lo puede resolver.
Cuando menos se piensa salta la liebre.
Cuando masques no chasques.
Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar.
Cuando habla la gente grande, no mete el hocico el puerco.
Cuando empezaste a vivir empezaste a morir.
Cuando el tabernero vende la bota o sabe a pez, o está rota.
Cuando el río suena agua lleva.
Cuando el gato está ausente, los ratones se divierten.
Cuando el gallo canta, la gente se levanta.
Cuando el diablo no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo.
Cual la vida, tal la muerte.
Cría fama y échate a dormir.
Cría cuervos y te sacaran los ojos.
Cree el ladrón que todos son de su condición.
Confiesa y restituye, que la vida se te huye.
Con virtud y bondad se adquiere autoridad.
Con vino y vida tranquila la vejez llega de maravilla.
Con vehículos y gentes, debemos ser muy prudentes.
Con orden y medida, pasarás bien la vida.
Con la ayuda del vecino mató mi padre un cochino.
Con gente mal criada, nada.
Con gente de montaña, poca compaña.
Con gente de montaña no basta maña, hay que meterles caña.
Con gente de mala casta ni amistad ni confianza.
Con gente de alpargates no te trates.
Con el tiempo y la paciencia se adquiere la ciencia.
Con buena gente, trataré yo; con gentuza, no.
Como te presentes, así te mirara la gente.
Como se vive, se muere.
Come y bebe que la vida es breve.
Come poco y cena más, duerme en alto y vivirás.
Come para vivir y no vivas para comer.
Come pan, bebe agua y vivirás larga vida.
Come niño y crecerás; bebe viejo y vivirás.
Cinco no son montón, pero siete ya lo son.
Cien refranes, cien verdades.
Celos y envidia, quitan al hombre la vida.
Castellano fino, el pan pan y el vino vino.
Cartas de ausentes, cédulas son de vida.
Carne y pescado en la misma comida, acorta la vida.
Cántaro que mucho va a la fuente alguna vez de rompe.
Cantarillo que muchas veces va a la fuente o deja el asa o la frente.
Camino robado, al otro día, sin gente.
Cada palo aguante su vela.
Cada oveja con su pareja.
Cada maestrillo tiene su librillo.
Cada loco con su tema y cada lobo por su senda.
Cada instante de la vida es un paso hacia la muerte.
Cada día tiene su refrán y su afán.
Cada día es una pequeña vida.
Cada cual sabe donde le aprieta el zapato.
Cabeza fría, pies calientes… dan larga vida a la gente.
Cabeza fría, pies calientes y culo corriente, dan larga vida a la gente.
Cabeza fría y pies calientes, dan larga vida a la gente.
Buscar la vida conviene que la muerte ella se viene.
Buscando un amigo mi vida pasé; me muero de viejo y no lo encontré.
Burro grande, ande o no ande.
Buenos y malos martes, los hay en todas partes.
Bueno y barato no caben en un zapato.
Buena vida, padre y madre olvida.
Buena vida, arrugas tiene.
Buena vida si refrenas tu ira.
Buena vida me paso, buena hambre me rasco.
Buena gente tiene el conde si no se esconde.
Buena es la vida de aldea por un rato, mas no por un año.
Buen vino y sopas hervidas, le alargan al viejo la vida.
Boca sin dientes, casa sin gente.
Bien reza quien en servir a Dios piensa.
Bien predica quien bien vive.
Bicho malo nunca muere.
Bicho malo nunca muere.
Bendita la muerte cuando viene después del buen vivir.
Benavente, si buena es la villa, mejor es la gente.
Benavente, buena tierra y mala gente.
Beber con medida, alarga la vida.
Bebe poco y come asaz; duerme en alto y vivirás.
Barriga llena no cree en hambre ajena.
Baila y bebe, que la vida es breve.
Aunque sea otra tu mente, de buenas palabras págase la gente.
Aunque la mona vista de seda, mona se queda.
Asi sucede en la vida: cuando son los caballos que trabajaron, es el cochero el que recibe la propina.
Aprendiz de mucho, maestro de nada.
Año nuevo, vida nueva.
Ande yo caliente y ríase la gente.
Ande yo caliente y ríase la gente.
Ande yo caliente y ríase la gente.
Anda abrigado, come poco y duerme alto si quieres vivir sano.
Amor con casada, vida arriesgada.
Ama, perdona y olvida. Hoy te lo dice tu amiga. Mañana te lo dira la vida.
Alta cama y poca ropa, es señal de gente loca.
Al saber lo llaman suerte.
Al que le falta ventura, la vida le sobra.
Al pan, pan y al vino, vino.
Al enfermo que es de vida, el agua es medicina.
Al ausente, por muerto le da la gente.
Agua que no has de beber, déjala correr.
Agua fría y pan caliente, mata a la gente.
Agua corriente, sana a la gente.
Agua corriente, no mata gente; agua sin correr, puede suceder.
Agua corriente, no mata gente; agua «estancá», la matará.
Agua corriente no mata a la gente.
Afanes y refranes, herencia de segadores y gañanes.
Adonde va la gente, va Vicente.
Abril sonriente, de frío mata a la gente.
Abril riente, mata de frío a la gente.
A río revuelto, ganancia de pescadores.
A río revuelto, ganancia de pescadores.
A quien por sufrir deja la vida, vida por sufrir deja a la muerte.
A quien mucho miente, le huye la gente.
A quien mucho miente, le huye la gente.
A palabras necias, oídos sordos.
A mis años llegarás o la vida te costará.
A mala gente, envidia fuerte.
A mala gente, envidia fuerte.
A mal tiempo, buena cara.
A los quince el que quise, a los veinte el que quiso mi gente y a los treinta el que se presenta.
A las diez, en la cama estés; mejor antes que después.
A las diez, en la cama estés y mejor antes que después.
A las diez deja la casa de quien es y si en la tuya estás te acostarás.
A la chita callando, hay quien se va aprovechando.
A la cama no te irás sin saber una cosa más.
A grandes males, grandes remedios.
A gente villana, pocas palabras y ésas, claras.
A gente villana, pocas palabras y ésas, claras.
A cada cerdo le llega su San Martín.
A caballo regalado no le mires el dentado.
A buen entendedor pocas palabras bastan.
¿Dónde vas Vicente?, donde va la gente.

Se el primero en dejar tu comentario

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*